Hubo una vez un suspiro,

que jugó a ser marinero,

navegando espumas de oro,

por mares de tierra adentro.

Seguir leyendo

image_pdf